1/2 docena de...

1 de dic. de 2012

Media docena de... ¿De qué creéis que va a ser? ¿La foto no os ha dado alguna idea? Con esta receta participo en el magnífico concurso "Cocina para regalar" organizado por Carmela.



El concurso consiste en preparar una receta para regalar, con lo cual no sólo es importante la receta empleada, sino el modo en cómo la presentas. Por eso a mi se me ha ocurrido presentarme al concurso con estos originales huevos. Tranquilidad, que no se me ha pasado por mi loca cabecita regalar media docena de huevos. Lo que se me ha ocurrido regalar es panna cotta en forma de huevos, con su cáscara y su huevera incluida.

Me parece una idea divertida, rica y que sorprenderá a todos los comensales. Lo de la idea de darle forma de huevo lo vi hace tiempo en Internet, pero en aquella receta lo que había dentro de cada huevo era bizcocho y a mi me ha parecido buena idea rellenar los huevos de panna cotta para darle todavía más realismo. Ya me imagino la cara de mi "víctima": primero cuando le diga que le regalo unos huevos, segundo cuando le diga que en realidad son huevos cocidos, tercero cuando al quitarles la cáscara comprueben que es panna cotta y cuarto cuando los pruebe y vea lo delicioso que es mi regalo.

Para hacerlo más creíble lo mejor es rellenar las cáscaras de la panna cotta tradiconal, por su color blanco, pero también puedes rellenarlos por ejemplo de panna cotta al chocolate o de panna cotta al café.

Ingredientes:
500 ml. de nata para montar
100 g. de azúcar
4 hojas de gelatina (8 g. más o menos)
salsa de caramelo

Preparación:
Con la punta de un sacacorchos, pincha la parte inferior de la cáscara del huevo y con los dedos rompe con cuidado para hacer un agujero pequeño, al menos del grosor del dedo meñique.

Vacía el huevo con la ayuda de un palillo y aclara varias veces con agua la parte interior del huevo.

Llena un recipiente amplio con agua salada (unos 100 gramos por litro) e introduce las cáscaras de huevo en el agua. Déjalas bien cubiertas media hora.

Pasado ese tiempo, saca las cáscaras de huevo y déjalas secar con el agujero hacia abajo sobre papel de cocina.

Prepara la panna cotta. Deja la gelatina en un vaso de agua fría durante unos 15 minutos.

Mientras, calienta unos minutos la nata y el azúcar sin que llegue a hervir. Escurre la gelatina y únela al resto de los ingredientes. Mezcla bien hasta su completa disolución y vierte la preparación en los huevos.

Mete un embudo en el orificio del huevo y echa la panna cotta dentro hasta llenarlo por completo.

Una vez llenos déjalos enfriar en la huevera con el agujero hacia arriba y después mételos algunas horas en el frigorífico. Una vez fría la panna cotta ya no saldrá por el agujero y podrás dar la vuelta a los huevos y colocarlos en su huevera con el agujero en la parte inferior para que no se vea.

Después, desmolda y echa por encima un poco de salsa de caramelo. 


6 comentarios:

  • Fani Sixto

    Una idea súper divertida!!! y la presentación te ha quedado genial!!!!
    Mucha suerte en el concurso!
    Besos!

  • Miren

    Alucinada me he quedado, me parece genial y ya estoy pensando los posibles rellenos de colores,una gelatina de zumo de granadas o de arroz con leche.... cuando dices desmoldar, romper el huevo y ya, no?.
    Saludos, buen día.

  • La cocina de Camilni

    Es una idea muy origimal, las vi hace tiempo con bizcocho, y esta es también muy buena.
    Suerte en el concurso preciosa

  • Maitza

    ¡Me alegro de que os guste! en cuandto a lo de desmoldar me refiero a quitar la cáscara poco a poco. Hay que tener un poco de paciencia, pero al final se consigue.
    Saludos...

  • Carmela (Sunflower)

    Me ha encantado la receta, es superdivertida y original, me la apunto, muchas racias por participar, besos.