Pages

3 ene. 2018

cordero al chilindrón

cordero al chilindrón

Hoy os traigo una receta de esas que apetece comer en invierno, cordero al chilindrón. Es uno de mis platos de carne favorito, así que no podía faltar en mi recetario. Como ocurre con todas las recetas tradicionales, cada uno tiene su versión, y mi versión no es otra que la de mi madre. Con pocos ingredientes y un poco de paciencia el cordero queda tierno y muy sabroso. Si además eres capaz de esperar un par de días después de prepararlo, el resultado es todavía mejor.

El cordero al chilindrón es uno de los guisos con los que he crecido y seguramente por eso creo que es un plato perfecto para disfrutar en familia. Con esta receta participo en el concurso para blogs de cocina organizado por Claudia&Julia en colaboración con la marca francesa de artículos para la cocina Emile Henry

Los productos de esta marca se elaboran con una arcilla de gran calidad y los acabados son excepcionales. Todos sus utensilios de cocina son de una belleza innegable. Con un aire actual y nostálgico al mismo tiempo son sin lugar a dudas un gusto para los sentidos. 

Bueno, y ahora vamos a la receta. Espero que os guste.

Ingredientes:
1 kg. de paletilla de cordero (cortada en rodajas de algo más de 1 cm)
4 ajos
1 cebolla pequeña
2 cucharadas de salsa de tomate
2 pimientos secos
agua o caldo de verduras
harina de trigo
aceite de oliva
sal

Preparación: 
Para este guiso creo que entre todos los productos Emile Henry la cazuela cerámica baja de 29,5 cm es la cazuela perfecta. Además de la calidad del producto llama la atención su color y su brillo y creo que por su belleza es de esas cazuelas que puedes llevar a la mesa con la receta que hayas preparado en ella para deleite de tus comensales. 

Sofríe en la cazuela en un poco de aceite de oliva virgen extra los ajos laminados. Cuando se doren ligeramente apártalos.

Pasa la carne por un poco de harina y séllala por ambos lados. No debes cocinarla demasiado ya que después la volverás a echar a la cazuela. Cuando esté bien sella, échala en el mismo plato donde has puesto los ajos.

Trocea la cebolla y sofríela en la misma cazuela donde has cocinado el ajo y la carne.

Cuando la cebolla comience a dorarse, echa de nuevo los ajos y la carne y con una cuchara de madera mezcla bien todo. Añade el tomate y un poco de harina. Mezcla y cubre todo con agua caliente o con caldo de verduras. Si no tienes hecha la salsa de tomate, puedes usar tomate triturado crudo y tanto con agua como con caldo de verduras el resultado será excepcional.

Tapa y cocina a fuego lento durante 2 horas. A mitad de cocción controla el punto de sal, por si necesitara un poco. Si usas un caldo de verduras que ya lleve sal, seguramente no tendrás que usar más.

Media hora antes de terminar la cocción, añade el pimiento seco cortado en tiras y sigue cocinando sin tapa para que merme el caldo.

A mi personalmente me gusta que una vez transcurrido el tiempo de cocción quede bastante caldo porque, como este guiso lo dejo reposar en el frigorífico dos días, si tiene mucho caldo puedo poner de nuevo la cazuela en el fuego para calentar la carne y reducir la salsa hasta que adquiera la consistencia consistencia.

Espero que os animeis a hacer algún día esta receta y a que partícipes también en el concurso porque los premios merecen la pena.




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Gracias por pasaros por mi cocina. Espero que os animéis a hacer mis recetas y, ya sabéis, cualquier duda o sugerencia será bienvenida.